¿Los cambios en la economía son positivos o negativos? ¡Tú decides!

En el año 1984, Alvin Toffler, un reconocido autor, escribió en su libro Future Shock que en el futuro nuestro mundo iba a cambiar drásticamente y que “los analfabetos del siglo XXI no serán los que no saben leer ni escribir, sino los que no saben aprender, desaprender y reaprender.”  

Si has leído este libro, sabes que no todo lo que predijo el Sr. Toffler ha sucedido, pero con respecto a la cantidad de cambios que hemos vivido, se puede decir que este señor estaba “clarito.”

Es increíble cómo nuestro mundo ha cambiado en sólo unos cuantos años y cómo estos cambios han afectado a nuestra forma de vivir y a nuestra economía. Desde tendencias como la “economía colaborativa” (piensa en empresas como Uber, AirBNB, etc.) hasta tecnologías como E-commerce y las redes sociales (piensa en empresas como Amazon, Instagram, LinkedIn, etc.), sin duda alguna se puede decir que estamos viviendo en un mundo totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados.

Ahora bien, notarás que no he puesto un adjetivo acerca de que si estos cambios son positivos o negativos. La razón por la cual no he hecho esto es porque los “cambios”, en general, no son ni “positivos” ni “negativos”. Los cambios simplemente “son” y nosotros, dependiendo de la forma en la cual interpretamos la situación y nuestro “mindset”, determinamos si son buenos o malos. 

Por ejemplo, hay muchas empresas en el sector de ventas al detal que se han visto afectadoas seriamente por el tema de E-commerce. E-commerce es una tecnología “disruptiva” que ha cambiado totalmente sus modelos de negocios y el valor agregado que sus clientes buscan al momento de comprar.  ¿Esto es una amenaza o una oportunidad? De nuevo, depende de tu perspectiva y “mindset”. En Latinoamérica tenemos ambos tipos de empresas: los que han “embraced” o aceptado estas tendencias y los que están reacios a cambiar al modelo del nuevo mundo. El primer grupo ha visto el cambio como una oportunidad, ha transformado su forma de servir a sus clientes y está prosperando mientras que el segundo se encuentra en crisis.

Regresamos a lo que dijo el Sr. Toffler. En este mundo de cambios constantes, más que nunca tienes que desarrollar tu habilidad de “aprender, desaprender y reaprender.” Al principio esto puede dar un poco de miedo y puede sonar difícil, pero en realidad nunca ha sido más fácil hacerlo. 

Las mismas tecnologías que están cambiando el mundo también te permiten tener acceso a información que jamás podrías haber accedido antes. Por ejemplo, con un sólo “click” en tu computadora o tu celular, puedes escuchar “Podcasts” y ver videos acerca de centenares de temas, desde nuevas estrategias de negocios hasta cómo cuidar de tu salud y bienestar. ¡Y lo mejor de todo es que estas herramientas son gratis! No sólo eso, también puedes bajar libros en menos de un minuto (en formato digital o escucharlos), participar en cursos desde cualquier parte del mundo y hasta crear una tienda “online” en minutos . En pocas palabras, nunca ha sido tan accesible y tan económico “aprender, desaprender y reaprender.”

Nadie sabe lo que nos espera en el futuro. Lo único que te puedo asegurar es que vienen muchos más cambios y que nosotros, dependiendo de nuestra forma de pensar, determinamos si esto es algo positivo o negativo. Yo ya tomé mi decisión. ¿Cuál es tuya?