¿Recesión o Depresión?

Escrito por Joey Levy | 12 de sep de 2009 | Presione aquí para ver artículo original

Les tengo una buena noticia y una mala noticia. La buena noticia es que la recesión en los Estados Unidos (E.U.) se está acabando. La mala noticia es que han entrado en una depresión.

 

Como he mencionado anteriormente, cuando una economía está fuera de balance, la recesión es el mecanismo en la cual se auto corrige. Y aquí es donde radica el problema: el Gobierno de E.U. piensa que la recesión es la “enfermedad” cuando en realidad es la “cura”. Ellos no entienden que la única forma de tener una recuperación “real” es dándole la bienvenida a la recesión con el fin de que la misma limpie el sistema de las malas inversiones del pasado. Tampoco entienden que lo único que lograrán si tratan de evitar una recesión es prolongarla y convertirla en una depresión.

 

Una buena forma de entender esto es con el ejemplo de un drogadicto. Inicialmente cuando la persona se endroga se siente increíble o “high”. Pero eventualmente la droga pierde su efecto y la persona empieza a sentir los síntomas de la abstinencia o “withdrawal”. En ese momento lo aconsejable para ellos es que dejen de usar la droga con el fin de que su sistema pueda regresar a su estado natural. En inglés se podría decir que la persona debe “recess” o parar de hacer la actividad que le está causando daño. De aquí es de donde viene la palabra “recession” que significa “to recess” o parar.

 

Lo difícil es que, desde la perspectiva del drogadicto, su problema no es que consume drogas sino es el sentir el “withdrawal”. “Withdrawal” para ellos es la última opción ya que es MUY duro e incluye escalofríos, vomito, depresión, etc. Para ellos hay una solución más fácil: consumir más drogas con el fin de sentirse “high” de nuevo. El problema con esto es que eventualmente esta dosis de drogas también perderá su efecto y la persona se encontrará en una situación peor ya que el “withdrawal” es mayor que antes.  

 

Ahora bien, vamos a comparar esto con E.U. En las últimas décadas los estadounidenses (tanto los ciudadanos como el Gobierno) se han vuelto adictos al endeudamiento. Cada vez que el sistema les mandaba señales de recesión (“withdrawal”) escogieron el camino de tomar más droga (endeudarse más, etc.). Como vimos arriba, esto sólo funcionaba temporalmente y eventualmente la economía caía en problemas de nuevo.

 

Por eso es que digo que estamos en una depresión. E.U. piensa que puede salir de sus problemas tomando más drogas. Acaban de inyectarse de nuevo (paquetes de estimulo, rescates, etc.) y estamos empezando a sentir el “high”: la bolsa está subiendo, hay data que demuestra una mejoría en la actividad manufacturera, etc. Pero, como el drogadicto, tarde o temprano se encontrarán en problemas de nuevo.

 

Ojala que la administración de Barack Obama tenga el coraje de enfrentar los problemas reales de la economía estadounidense y que el país pueda regresar a ser lo que era antes de caer en el vicio del endeudamiento.